Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Contribute

La última vuelta de llave

22 mayo, 2015

La última vuelta de llave

Me encuentro frente a la puerta. En una mano sostengo el casco de mi moto, y en la otra, la llave de la que ya no es mi casa. Por mi cabeza pasan miles de imágenes de este último año; los seis meses de rehabilitación por la rotura del ligamento cruzado en la rodilla, la preparación de la moto, los papeles los visados, las vacunas, el diseño de la web… Visitar a mi madre y mis hermanas en Buenos Aires antes de partir. Todo esto mientras mantenía una actividad docente y profesional bastante ajetreada.

Así que después de este estrés mental y el maratón físico, estoy con la moto cargada, casi a punto para salir.

Digo casi a punto, porque no sé qué pasa, algunas cosas se multiplican cual panes y peces por más que hiciera un viaje de prueba con la moto cargada hasta Andorra y que he hecho un listado de cosas mínimas e imprescindibles. O no tanto. Lo que creo que ahora es imprescindible, dentro de un mes, será completamente innecesario.

La decisión de viajar ha sido pensada y es un sueño hecho realidad. Pero, aún así, pocas horas antes de comenzar el viaje, los miedos y dudas estan ahí, esos continuos¨Y si…¨ que nos rondan la cabeza a todos, en cada decisión que tomamos, en cada cosa que hacemos en la vida.

Y si hubiera hecho esto y no lo otro.

Y si lo de este viaje es una locura.

Y si huyes de algo.

Y si la moto no te aguanta ni un mes.

Y si el culo no te aguanta ni una semana en ese sillín.

Y si te das un palo mientras manejas, que no tienes tanta experiencia manejando motos.

Frente a la puerta, respiro hondo, tratando de interiorizar esas sensaciones y sentimientos para que pasen a formar parte de mí, porque son importantes y es muy sano tenerlos. Me digo a mí mismo: no hay ningún ¨Y si…¨ tan fuerte para no girar esta llave. Porque los sueños están para ser realizados, si no se realizan, comienzan a descomponerse en nuestro interior transformándose en frustraciones.

Ya no hay vuelta atrás. Sigo ahí frente a la puerta, disfrutando del momento en que introduzco la llave por última vez en la cerradura. Un movimiento que a partir de mañana será diario, pero para arrancar la moto que me llevará a un nuevo destino.

 

 

. .